“Evangelicemos con alegría” – Fátima 2014

52º peregrinación a Fátima

Cientos de fieles llegaron a la ermita cerca de las 9 con cánticos y alabanzas a la santa madre. El predio estuvo repleto.

Martina Benítez (74) caminó al lado de la virgen de Fátima por más de 20 años desde Candelaria. Pero un día sus piernas dijeron basta y la artrosis ya no le permitió hacer esa caminata de fe.

Igualmente se vale de otros medios para seguir asistiendo a la gran celebración. Ayer lo hizo una vez más con la alegría que le conceden sus trece hijos, 52 nietos, catorce bisnietos y un tataranieto. “Uno pone a su familia en primer lugar en las manos de ella. Yo soy viuda y crié sola a todos mis hijos. Es feo quedarse sola, trabajé mucho”, contó la mujer que perdió a su marido a los 44 años y tuvo que sacar adelante a sus siete hijos más pequeños, que todavía estaban en el hogar.

“Ella estuvo en la cama, no se movía y después pudo recuperarse gracias a la fe”, apuntó Zulma Alegre (31), una de sus hijas de Doña Benítez.
Esta es una de las tantas historias que se encuentran en la tradicional peregrinación de la virgen de Fátima. El lema de esta 52º edición fue “Caminando con María, evangelizamos con Alegría”.

Cantando y alabando a la virgen los promeseros -que partieron desde la Catedral de Posadas- llegaron al Centro de Espiritualidad situado en la mitad del kilómetro 8 de Miguel Lanús. Con los pies descalzos o caminando de rodillas, algunas de las  muestras de agradecimiento.

Este año la multitud sobrepasó al encuentro del año pasado que había sido un tanto aplacado por la lluvia. La dificultad para desplazarse hasta el altar daba cuenta de que eran muchos más los devotos este año.

Testimonios de fe

Teresa Muller (48) sentía, hace un tiempo atrás, un fuerte dolor en la planta de los pies. La sensación de pinchazos cada vez que intentaba caminar la aquejaba todos los días. Los médicos no supieron dar un diagnóstico a su dolencia y resultaba una incógnita.

“Yo no podía caminar y el año antepasado me uní a la peregrinación desde la rotonda y en ese momento pude caminar bien. Hasta el día de hoy no me duele nada”, reconoció Teresa sobre el milagro recibido. Teresa hace diez años acompaña a la virgen hasta la ermita.
Más alejado del tumulto de gente estaba sentado José Olivera (53). En la tercera ocasión de su visita a la ermita, una razón especial lo trajo a los pies de la madre de Jesús. Su pequeño nieto de 2 años será operado de una complicación en el corazón en los próximos días. “Yo quiero que se salve de la cirugía. A lo mejor un milagro puede suceder”, dijo con los ojos lagrimosos.

“Siempre que vengo me siento mejor, como que tengo más fe”, reconoció, por su parte, Andrés Rehbein (50) que no falta a una celebración desde hace 20 años.

Fuera y dentro el predio el paisaje se pinta con la presencia de los vendedores ambulantes. Estampitas, rosarios, rosas, imágenes, velas y juguetes son ofrecidos a los visitantes. El aroma a pollo asado no pudo faltar en el aire.

“Recemos por la paz”

La multitud recibió la llegada de la virgen con canciones y aplausos. Se podían ver numeros pañuelos blancos que se movían por los aires. Con el arribo de la peregrinación, a las 9, comenzó la misa central.

El obispo de la Diócesis de Posadas, Juan Rubén Martínez, no pudo estar presente como cada año para dar la homilía. En su lugar estuvo el padre Ángel Rojas. El religioso instó a rezar por la paz y los países que están sufriendo en el mundo. En palabras del papa Francisco, Rojas, incentivó a los feligreses a dar a conocer el mensaje de Jesús: “Hay que ser una Iglesia de puertas abiertas para salir y dejar salir a Jesús al encuentro de quienes lo necesitan. Hagamos carne esto, evangelicemos con alegría”.

(Fuente: El Territorio)

_________________________________________________________________

“Pedimos por una Iglesia de puertas abiertas”

Con la presencia de miles y miles de fieles la tradicional procesión cerró con la misa concelebrada por sacerdotes de la Diócesis de Posadas. En la homilía el Presbítero Ángel Rojas reflexionó acerca del desafío de abrir las puertas a los jóvenes y necesitados que de nuestra comunidad. Bregó porque se rompa la cadena de indiferencia que muchas veces expulsa a los hermanos a las drogas, la prostitución y a vivir en situación de calle.

En el Evangelio se recordó las palabras de Jesús cuando anunciaba que él es el único camino de salvación, a través de la parábola del buen pastor. Así y descartando otros quienes ofrecen caminos distintos al que Jesús marcó como el indicado, Rojas hizo hincapié en la solidaridad y actitud de misericordia que deben tener los cristianos para con sus semejantes.

Se reivindicó la figura del peregrino que caminando con la Virgen de Fátima confía, agradece y profesa su fe en comunidad.

El Obispo de la Diócesis de Posadas, monseñor Juan Rubén Martínez estuvo ausente por otros compromisos pero envió sus bendiciones a toda la comunidad religiosa.

(Fuente: Misiones Online)

_________________________________________________________________

Incansable fe

Minutos antes de las 9 de ayer, y después de tres horas de caminata, la imagen de la Virgen de Fátima ingresó al Centro de Espiritualidad en Garupá. Los miles de fieles que la acompañaban estallaron en aplausos y agitaron pañuelos y banderas.

A pesar de que se sabía que la espera para regresar a sus hogares podría ser interminable, dadas las medidas de fuerza que llevan adelante los choferes del Grupo Z y que desde la empresa afirmaron no pondrían colectivos de refuerzo, la columna de fieles devotos partió a las 6 desde la Catedral “San José” de Posadas y se fue ensanchando a medida que avanzaba sobre la ruta nacional 12, con óptimas condiciones climáticas.

Con cánticos, reflexiones y el rezo del santo rosario, los caminantes llegaron hasta la altura del campus universitario, donde los hombres que transportaban la imagen -adornada con flores naturales- fueron reemplazados por cadetes femeninas de la Escuela de Policía, que tomaron la posta en medio de aplausos.

(Fuente: Primera Edición)

_________________________________
VER álbum COMPLETO

.

Deja un comentario